Coporate Profiles

 

Más informaciónMás información

 

Excavación arqueológica en el Castillo de Nalda

 

Los trabajos que ahora se están desarrollando forman parte del proyecto de "Puesta en valor de los restos de la fortaleza de Nalda", promovido por el Ayuntamiento de Nalda y el CEIP y redactado por el arquitecto Rubén Pérez. Éste consiste en la consolidación de la mayor parte de las estructuras que afloraron en las excavaciones previas y en la adecuación del entorno, con la configuración de un itinerario de visitas predeterminado. El Ayuntamiento de Nalda adjudicó la ejecución de las obras a la empresa Alfaro Construcciones y Obras S.L. quien, a su vez, encargó los trabajos arqueológicos, que el proyecto contempla, a la empresa ArqueoRioja.


La actuación arqueológica consiste en una campaña de excavación y en el control de las obras de consolidación y acondicionamiento. En la excavación arqueológica, que ya ha concluido, se ha actuado en cuatro puntos.


1.- Los resultados más espectaculares se han obtenido en el lateral norte. Donde antes apenas podía verse una torre, en cada uno de sus extremos, y unos muros de difícil lectura, en un sondeo realizado en la zona central, ahora aflora un paramento de gran potencia, tanto es así que se aprecia desde la distancia, coronando el cerro sobre el que se asienta el casco urbano de Nalda. El paramento no es continuo sino que intercala, entre las dos torres mencionadas, cinco contrafuertes.  Este no es el único muro que delimita este lateral del castillo, en paralelo: hacia el interior, existe otro realizado mediante encofrado; hacia el exterior, otro construido en talud e incluso se asienta sobre otro precedente, también con talud. Ello es debido a que el castillo, con al menos diez siglos de vida, estuvo en continua transformación. Las estructuras que han salido a la luz se corresponden con diferentes épocas y no todas estuvieron en pie a la vez.


2.- En la cumbre del cerro, en el extremo oeste, se ha continuado con la excavación del suelo de cantillo y de la estructura encofrada existente en este espacio. Del cantillo puede verse más superficie y de la estructura se ha identificado su planta, circular de unos 4 m de diámetro, y se ha excavado una potencia de unos 4 m, sin haber llegado a su fondo. Por sus características, entre las que se encuentra el típico revestimiento interior en color rojo, se ha interpretado como un aljibe o depósito de agua.


3.- Sobre los restos arqueológicos existentes al inicio del camino por el que se accede al cerro, en la ladera de acusada pendiente, se ha ejecutado un sondeo. Entre las estructuras descubiertas destaca una estancia con paramentos enlucidos y suelo de cantillo. Al exterior otro cantillo en rampa y un desagüe.


4.- En los sondeos realizados previamente en el camino por el que se accede al castillo salieron a la luz dos muros paralelos y una tubería de arcaduces cerámicos. En esta campaña se ha exhumado el trazado completo de los paramentos y 26,5 m de longitud de la canalización. Estas estructuras han sido cubiertas de nuevo debido a que se encuentran por debajo de la cota de cimentación del lienzo que delimita el camino.


Los trabajos de laboratorio ya han dado comienzo. Consisten en el análisis de todas las estratigrafías registradas y de los materiales arqueológicos recuperados. Esta actividad resulta indispensable para datar e interpretar las estructuras aparecidas.


En estos momentos la empresa Alfaro Construcciones está realizando la consolidación, bajo supervisión arqueológica. Ésta va a consistir básicamente en el remate de las coronaciones y en el sellado de los rellenos de las estructuras, para evitar así su degradación. En algunos casos será necesario recalzar los muros, para garantizar su estabilidad, o reponer los sillares ausentes. Los trabajos han comenzado por el muro que delimita el camino de acceso, estando, en este punto, ya casi concluidos.


A grandes rasgos la adecuación del entorno consistirá en la pavimentación del camino de acceso, la instalación de una pasarela - mirador en la ladera que mira hacia la N-111 y de plataformas en la cima, para facilitar la visita a los restos arqueológicos.
El pavimento de la zona inicial del camino será de hormigón armado acabado en china lavada, confinado entre pletinas de acero corten. Éste se prolongará hasta la cumbre con un acabado provisional, adecuado para la circulación de vehículos.


Bajo el potente muro que afloró en la ladera oeste se construirá una pasarela – mirador de madera que se amoldará al terreno, por ello será necesario intercalar tramos de escaleras. Se cerrará con una barandilla de montantes metálicos y una malla de sirga inoxidable. El mirador conectará con la cima del cerro mediante una escalera estrecha, que se situará en el hueco existente entre las estructuras del lateral sur.
 En la cima se instalará una plataforma modular con andamiaje de tipo europeo que permita el montaje y desmontaje ágil, para ir adaptándola así a los hallazgos que las campañas arqueológicas vayan deparando.